“.. estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”

Tras superar con éxito lo que muchos vieron con temor tras la desaparición del general Franco, volver a las discordias civiles, la distancia que existe en el tiempo con aquel momento político de mediados de los 70, y que hoy todos ya conocemos como “la transición”, comienza a ser la misma que duro aquel régimen salido de la guerra civil en 1939.

Si bien España ha cambiado en sintonia y acompasada con el mundo que le rodea, hasta donde realmente ha cambiado?

Las violencias que enfrentaron a nuestros abuelos en la fratricida guerra civil del 36, no fueron solo una cuestión de lucha de clases, sino la consecuencia de un grado de descomposición social y política sin precedentes, arrastrados durante años y sumados a una crisis económica aguda, con una falta absoluta de un proyecto político común e integrador y con tendencias claramente enfrentadas; Republicanos y monárquicos  católicos y ateos, anarquistas,  carlistas y tradicionalistas, otros democráticos (los menos) y muchos revolucionarios, proletarios, hasta acratas y krausistas, falangistas,  secesionistas o cantonalistas de triste recuerdo en la I República.

Y aunque hoy no hay tanta variedad de partidos, ideologías o corrientes políticas  la situación del país  sin ser la misma, en cierto modo se asemeja bastante, y salvo por las violencias políticas de izquierdas que parecen felizmente desaparecidas del todo.. ¿Es acaso el cierre de un ciclo político? Corrupción a todos los niveles del estado, crisis económica gravisima, paro acuciante, desahucios y suicidios, falta de un proyecto común, manifestaciones constantes, separatismos..

En octubre de 1982 Alfonso Guerra,  nº 2 de a bordo en el barco socialista dijo tras la victoria electoral: ” A España no la va a reconocer no la madre que lo pario”. Poco después vino el asesinato de Montesquieu. Sin embargo, los cambios, sin dejar de ser enormes, en poco han cambiado ciertas esencias que parecen permanecer enquistadas en nuestra naturaleza.

“Los españoles son vengativos y el odio les envenena.” W. Churchill.

El tendencioso revisionismo histórico iniciado bajo la tutela del ya ex presidente Zapatero, quien se calificaba así mismo de “rojo” (termino guerra civilista de funesto recuerdo) olvidando su obligado papel de representante de todo el pueblo español, ha abierto las que supusimos cerradas heridas del reciente pasado que tanto costo suturar, y ante cuyas cicatrices nuestros políticos de la transición tanto cuidado pusieron en “transitar”. Fue época de perdones y concesiones, amnistías,  pactos y consensos en aras de construir juntos, por 1ª vez en la historia un futuro mejor, y entre todos hicieron posible el periodo de mayor paz y prosperidad de nuestra historia reciente.

Pero las nuevas generaciones no conocieron dichos esfuerzos, ni tampoco escucharon ni vivieron las violencias de mis abuelos, y solo parecen conocer o escuchan la persistente propaganda del discurso sectario y falaz de quienes aun insisten pertinaces en calificarse de “demócratas de toda la vida” a pesar de proclamar el asesinato de Montesquieu, y pretender ser herederos de una idílica República democrática que unos desalmados y sediciosos fascistas vinieron en derrocar. Es pues hora de contarnos todas las verdades, para de una vez por todas pasar pagina de unos errores que sin ser nuestros, persisten en perseguirnos.

El cadaver de D. Jose Calvo Sotelo yace en la avda. daroca del cementerio del este - madrid

El cadaver de D. Jose Calvo Sotelo yace en la avda. daroca del cementerio del este – madrid

“A mediados de junio de 1936, la creciente degeneración del régimenparlamentario en España, y el vigor con que se preparaban sendas revoluciones comunistas y anarquistas, desencadenó un alzamiento militar que llevaba tiempo preparándose… En España estaba manifestándose una perfecta reproducción del período de Kerensky en Rusia… Ninguno de los dos bandos que conspiraban podía alegar, con justicia, títulos de legalidad… Muchas de las garantías corrientes en la sociedad civilizada habían sido liquidadas por la infiltración comunista en un decaído gobierno parlamentario. Se producían atentados por ambas partes, y la pestilencia revolucionaria llegó a un punto tal, que los comunistas no titubeaban en asesinar a sus adversarios políticos en las calles o en sacarles de sus lechos para darles muerte” ..Fuente: Winston Churchill. La Segunda Guerra Mundial. Tomo I. De guerra a guerra. Página 179. Biblioteca de Historia. Ediciones Orbis. 1985. ISBN 8475309690

El doctor Antonio Piga contempla el cadáver de Calvo Sotelo tendido este sobre una mesa de autopsias

El doctor Antonio Piga contempla el cadáver de Calvo Sotelo tendido este sobre una mesa de autopsias

  • -“Quiero decirles a las derechas que si triunfamos colaboraremos con nuestros aliados; pero si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos”. (El Liberal, de Bilbao, 20 de enero de 1936 Largo Caballero Secretario Gral PSOE).
  • “La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la Revolución”. (Largo Caballero Secretario Gral PSOE mitin celebrado en Linares el 20 de enero de 1936).

ELECCIONES. LARGO CABALLERO Y JOSE ANTONIO.

  • “La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas… estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”. (Largo Caballero Secretario Gral PSOE 10 de febrero de 1936, en el Cinema Europa).
  • Se nos ataca porque vamos contra la propiedad. Efectivamente. Vamos a echar abajo el régimen de propiedad privada. No ocultamos que vamos a la revolución social. ¿Cómo? (Una voz en el público: ‘Como en Rusia´). No nos asusta eso. Vamos, repito, hacía la revolución social… mucho dudo que se pueda conseguir el triunfo dentro de la legalidad. Y en tal caso, camaradas habrá que obtenerlo por la violencia… nosotros respondemos: vamos legalmente hacia la revolución de la sociedad. Pero si no queréis, haremos la revolución violentamente (Gran ovación). Eso dirán los enemigos, es excitar a la guerra civil… Pongámonos en la realidad. Hay una guerra civil… No nos ceguemos camaradas. Lo que pasa es que esta guerra no ha tomado aún los caracteres cruentos que, por fortuna o desgracia, tendrá inexorablemente que tomar. El 19 vamos a las urnas… Mas no olvidéis que los hechos nos llevarán a actos en que hemos de necesitar más energía y más decisión que para ir a las urnas. ¿Excitación al motín? No, simplemente decirle a la clase obrera que debe preparase… Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista”. (Largo caballero Secretario Gral PSOE  El Socialista, 9-11-33).
  • “No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad”. (Largo caballero Secretario Gral PSOE Verano de 1934 en Ginebra)
  • “El Partido socialista no es un partido reformista (…) cuando ha habido necesidad de romper con la legalidad, sin ningún reparo y sin escrúpulo. El temperamento, la ideología, y la educación de nuestro partido no son para ir al reformismo”. (Largo caballero Secretario Gral PSOE Durante su discurso en el XIII Congreso del PSOE, celebrado en 1932, siendo Ministro de Trabajo).
Largo Caballero  visita el frente

Largo Caballero visita el frente

Sobre los sepulcros de Castillo y Calvo Cotelo, azsesinados dias antes se juró por ambas partes sangrientas venganzas. Como trágico destello de la situación en toda España, el socialista Prieto publicó en “El Liberal” de Bilbao el 15 de julio de 1936 un artículo que reflejaba la tensión reinante:

“El cadáver del señor Castillo estaba custodiado por Guardias de Asalto. El del señor Calvo Sotelo, por Guardias Civiles. Al primero le rindió homenaje una gran masa proletaria. Al segundo le escoltó hasta la fosa una legión de señoritos. ¿Se quiere una expresión que pinte con mayor patetismo el actual estado de España? Difícilmente podrá hallarse otra más gráfica. Los odios de una y otra muchedumbre saltaban por encima de las tapias que acotan los dos recintos mortuorios “.

Este era el ambiente político de España previo a la guerra civil.

La voluntad de una revolución de corte soviético no fue una mera suposición.  Las actividades políticas y subversivas de izquierda tras la llegada de la II República no buscaron ni tan siquiera el disimulo, y nunca dejaron la menor duda al respecto. La quema de templos e iglesias, la persecución política del contrario, hasta la amenaza parlamentaria y el posterior asesinato de importantisimos lideres políticos de la oposición. La destrucción del patrimonio y de los valores de una sociedad centenaria casaban con las proclamas de revolución y destrucción social que las ideas marxistas exigían para sus fines. La palabra democracia y la II república nunca fueron amigas mas allá del panfleto de propaganda en el que se las imprimía juntas. Hoy tras 40 años de dictadura, se usan de nuevo por las renovadas fuerzas de izquierda que en esta nueva democracia de 1978 usan con profusión para legitimarse de nuevo en el poder, invocando una tradición democrática secular que no se sostiene.

¿Cual es la razón de pretender tergiversar la historia y perpetuar esa mentira que solo mantiene el conflicto y la discordia?

“Los españoles son vengativos y el odio les envenena.” W. Churchill.

Rojo, Modesto, Megrin y Lister

Rojo, Modesto, Megrin y Lister

Por eso, el revisionismo histórico iniciado en la época de ZP solo conduce a mas discordias, y no a restañar heridas como supuestamente nos intentan hacer creer. Solo bajo la base del reconocimiento por igual de culpas en esta tragedia, se puede iniciar un a senda de verdadera reconciliación. Y la Izquierda también fue culpable. Muy culpable!!

Tras el desmantelamiento del socialismo y la caída del muro de Berlin, el desmembramiento de la URSS y la llegada de la democracia al este, muchos documentos han salido a la luz, ayudando a comprender en detalle aquella siniestra etapa de nuestra historia que hoy se vuelve a usar como elemento de discordias. Este es el relato de algunos:

En su libro póstumo editado en 1945, Walter Krivitsky jefe del servicio Secreto Militar Soviético en la Europa Occidental de los años 30 comienza diciendo: “La historia de la intervención soviética sigue constituyendo el misterio más trascendental de la Guerra Civil Española. El mundo sabe que hubo Intervención y eso es todo lo que se sabe…” Esta afirmación puede con algunos matices podría ser totalmente valida hoy en día.

guerra-o-revolucion-pce-guerra-civil

Mucho se ha escrito sobre este episodio de nuestra historia, la apertura de los archivos soviéticos a los investigadores internacionales, ha traído algo de luz, sin embargo, poco se sigue sabiendo sobre las intenciones militares y políticas que Stalin perseguía al intervenir en esa guerra.

En los documentos del Comisariado Popular de Defensa de la URSS, la ayuda militar Rusa fue denominada con el nombre en clave “Operación X” (Yurii Rybalkin). La decisión parece que fue tomada en la reunión del Politburó del Partido Comunista de la URSS el 29 de septiembre de 1936, sin embargo esta mas que demostrado que respecto a las cuestiones técnicas el acuerdo sobre la ayuda fue alcanzado mucho antes. Puede demostrarse esta afirmación por el hecho que la llegada del embajador Rosemberg a Madrid coincide con la llegada de un numero importante de asesores y especialistas militares cuya función fue la de evaluar técnicamente el material existente así como los medios con que contaba la República Española y que muchos de estos hombres tuvieron una actuación importante y directa a partir de octubre de 1936.

Pero quien solicito formalmente esta ayuda?

Sabemos que José Díaz, Secretario General del partido comunista Español, se puso en contacto con Rusia desde el principio de la sublevación militar y que Dimitrov le contesto pidiendo prudencia el 23 de julio de 1936 con la rubrica de Stalin. Walter Krivitsky, por su parte, asegura que el gobierno republicano intento en agosto de 1936 comprar directamente a la URSS material de guerra y afirma que se presentaron en Odessa tres funcionarios de la República Española que venían a Rusia para comprar pertrechos de guerra y ofrecían a cambio sumas enormes de oro Español.
El 6 de septiembre el embajador Rossenberg envía un despacho al Stalin dando a entender que si no se intervenía de forma masiva en España, la República estaba perdida.
Este despacho muy probablemente responda a una gestión directa del gobierno republicano y a la información recibida por parte de los precursores soviéticos que venían realizando labores de evaluación del material estos hechos pueden considerarse como el momento en que Rusia decidiera intervenir en España.
El 14 de septiembre de 1936 el jefe del OGPU Genrij Yagoda convoco una reunión especial y urgente en su Cuartel General de la Lubienka en Moscú en ella participaron Mikhail Frinovsky entonces al mando de las fuerzas militares de la OGPU., Slutsky jefe de la división Extranjera de la OGPU y el General Semyon Petrovich Uritsky del Estado Mayor del ejercito Rojo.
La reunión se encargo a Alexandre Orlov alias Nikolsky. En esa reunión también se encargaría a la policía secreta de los soviet de las operaciones del Komitern en España y se decidió que coordinaran las actividades del Partido Comunista Español conjuntamente con las del OGPU.
Otra decisión de esta reunión fue que la OGPU vigilase secretamente el movimiento de los voluntarios en España de todos los demás países.

Las  principales directrices de la ayuda militar de la URSS a la España republicana fueron marcadas como asistencia técnica y militar; es decir: envío de asesores y especialistas militares  para la organización de las fuerzas Aéreas de la República; preparativos de operaciones bélicas del Ejercito Popular y la Armada; preparación del personal del Ejercito Popular y participación directa en acciones bélicas de voluntarios soviéticos.

No cabe duda que el material enviado por Rusia, en el campo aeronáutico correspondía a la ultima generación de Cazas y Bombarderos Soviéticos,  eran  superiores a todos los que se habían empleados en España desde el comienzo de la Guerra Civil.

Tal como mencionado con anterioridad, la decisión de ayudar militarmente a la República Española se tomo a finales de septiembre de 1936, la llegada masiva de personal y material soviético, se produjo en octubre cuando la situación para el bando republicano se había convertido en insostenible sin embargo la llegada de los soviéticos a España tuvo dos resultados, el primero, fue parar la ofensiva y salvar Madrid del cerco Nacionalista, el segundo, motivo a Mussolini y Hitler, a decidirse a proporcionar  a los Nacionalistas tropas  y mejor material  de Guerra para contrarrestar el potencial soviético y asegurar la victoria.

Otro tema debatido, es la cantidad de personal soviético que participo en la Guerra Civil Española, aquí nos encontramos con información dispares, M. Alpert cita que una obra recientemente publicada en la Unión Soviética daba las siguientes cifras: 772 aviadores, 351 tanquistas, 222 consejeros e instructores militares, 77 miembros de la marina, 100 artilleros, 52 expertos militares de otras  clases, 130 ingenieros y trabajadores de la industria aeronáutica, 156 especialistas en radio y comunicaciones, 204 interpretes, 2064 en total, de los cuales sólo hubo entre seiscientos y ochocientos en España a la vez. Estas son las cifras que da también Vittorio Vidali (Carlos Contreras) en un articulo en el diario Italiano Avanti.
Se supone que hubo entre 3 y 4 relevos de personal, Indalecio Prieto, dice que nunca hubo mas de 500 soviéticos a la vez, lo que sitúa la cifra en torno a 2000 personas. Si consideramos la situación a finales de 1936, momento en que volaban varios grupos de escuadrillas totalmente Rusas, que la primera formación de carros también lo era y que había gran cantidad de consejeros en todas las demás armas así como muchos policías, burócratas y traductores, se ha de admitir que al menos en aquel momento había en España mucho más de 500 hombres.

Podemos comprobar otras referencias en otros autores sobre la cantidad de Rusos que actuaron en España, Brasillach y Bardache aceptan la cifra de (no más de 500 a la vez), Broué y Terminé elevan a (nunca más de 1000) y Krivitsky la cifra a un total de 2000. Muy pocos de los que componían el contingente soviético permaneció en España por periodo superior a un año.

La estructura del aparato de consejeros militares soviéticos estaba organizada de forma que la ayuda abarcaba tanto a los órganos centrales de la República así como a las unidades, divisiones y destacamentos militares. Este aparato estaba dirigido por un Consejero Militar jefe con cuartel general propio, a este le subordinaban los consejeros. El grupo fundamental de consejeros trabajaba de forma directa en las unidades militares y flota. Desempeñaron respectivamente el cargo de consejero Militar jefe en España Janis Berzin (1936-1937) que tenia bajo sus ordenes a los Generales Jakob Shmuschkievitch alias «Douglas», jefe de la Aviación Republicana, a Berzin le fue confiado en octubre de 1936 toda la responsabilidad del frente Centro debido a la situación tan caótica por la que atravesaba, G. Stern reemplazo a Berzin en 1937 y K.Kachanov hizo lo propio en 1938

A diferencia de los grupos de aviación que lucharon en el bando del ejercito Nacionalista, tales como la Legión Cóndor y la Aviación Legionaria, que formaron grupos de aviación independientes y si descartamos los primeros meses de la intervención soviética en la guerra civil en los que existieron algunas escuadrilla exclusivamente formadas por personal  soviético, los pilotos rusos fueron encuadrados en la aviación republicana aunque al mando de la aviación siempre permanecieron los asesores cuya autoridad no puede ponerse en duda.

En los Alcázares con los pilotos mecánicos y personal de intendencia, se forman las primeras escuadrillas las cuales fueron incluidas  inicialmente en el grupo 12 al igual que el resto de todo el material soviético. Estas escuadrillas fueron llamadas siguiendo la tradición soviética con el nombre de su Jefes.

Primeras formaciones Soviéticas (1936):
Grupo de Caza Polikarpov I-15:
Comandante: P.V. Rychagov (Palancar)
Primera Escuadrilla de Chatos o Escuadrilla Rychagov
Jefe de Escuadrilla: Pavel Vassilievich Rychagov (Pablo Palancar) (noviembre 1936)   Ivan Kopets  (diciembre 1936 a Enero 1937)
Segunda Escuadrilla de Chatos o Escuadrilla Tarkhov
Jefe de Escuadrilla: Sergei Feodorovich Tarkhov (“Antonio”) (+noviembre 1936)
Boris Kosakov  (desde noviembre 1936 hasta septiembre 1937)
Escuadrilla Polikarpov I-15 (Frente Norte):
Jefe de Escuadrilla: Boris Alexandrovich Turzhansky  (noviembre 1936)
Grupo de Caza Polikarpov I-16:
Comandante: ??
Jefe de estado Mayor: ??
Primera Escuadrilla de Moscas
Jefe de Escuadrilla: Alexandre Minaiev (desde octubre 1936 al 16 de julio 1937)
Segunda Escuadrilla de Moscas
Jefe de Escuadrilla: Gregori Pleschenko (desde octubre 1936 a marzo 1937)
Grupo de Bombardeo Tupolev SB-2:
Comandante: Coronel Arkadi Zlatotsvétov
Jefe de Estado Mayor: P. Kotov.
Segunda Escuadrilla de Katiuskas
Jefe de Escuadrilla: Victor Holzunov
Tercera Escuadrilla de Katiuskas
Jefe de Escuadrilla: Pablo Nesmeyánov. (I. Proskúrov.???)

La actividad de estos hombres se vio acompañada de múltiples dificultades que influyeron negativamente en la labor de los consejeros políticos, estas fueron por un lado, los errores en la directiva del Comisariado Popular de defensa de la URSS, la solicitud de presencia en Moscú de los consejeros en el momento más inoportuno y por supuesto las purgas de las que eran objeto multitudes de oficiales, en Moscú, muchos de ellos compañeros de armas, de los que en España estaban sirviendo, y aunque el OGPU trato de ocultar lo que en Rusia acaecía, esto tuvo que tener un efecto demoledor en el estado de animo moral y político de los especialistas y personal militar sobre todo en los oficiales, así pues no cabe duda que todos estos factores, obstaculizaron considerablemente la efectividad de la labor de estos hombres.

En España los Rusos al igual que Alemanes y Italianos, no perdieron la oportunidad de poner a pruebas sus  más modernos medios y tácticas en el caso soviético esto dio origen a multitudes de informes y obras, una de estas  es la escrita en abril de 1937 por el vicecomisario popular y mariscal de la URSS M. Tujachevsky “Objetivos tácticos en la realización de pruebas en “X” “. En la Unión Soviética se organizaron actividades para el estudio de la tecnología militar y armamento de otros países donde fueron evaluados los aviones capturados a los Nacionalistas y que sin duda alguna aportaron datos excepcionales a la industria soviética.

Ademas de esta intervencion militare, tambien aparecieron las practicas puramente politicas, tipo Komitern. Paracuellos es el mejor ejemplo de ello, comparable a los asesinatos que posteriormente se cometieron sobre la oficialidad polaca en Katyn, tras el estallido de la II Guerra mundial y la ocupacion y reparticion por alemanes y sovieticos del estado Polaco, o las purgas que venia realizando Stalin en Rusia.

Santiago Carrillo no es el único que tuvo responsabilidad en la matanza de Paracuellos del Jarama en otoño de 1936 (4.200 asesinados totalmente identificados) pero la investigación histórica que realiza César Vidal en Paracuellos-Katyn (Libros Libres 2005) aporta datos esclarecedores sobre la implicación directa de Carrillo en estos horribles crímenes. En el momento de la matanza, Carrillo era responsable de seguridad de la Junta de Madrid.

Vidal explica que “ninguno de los que supieron, en noviembre de 1936 lo que estaba sucedieron” tuvieron dudas sobre “la responsabilidad ejecutora” de Carrillo en la matanza. Entre los textos que apuntan en esta dirección destaca el del nacionalista vascoJesús de  Galíndez –fue asesor de la Dirección General de Prisiones cuando el también peneuvista Manuel de Irujo fue nombrado Ministro de Justicia de la Segunda República– escribió en 1945 en sus memorias del asedio de Madrid:

El mismo día 6 de noviembre se decide la limpieza de esta quinta columna por las nuevas autoridades que controlaban el orden público. La trágica limpieza de noviembre fue desgraciadamente histórica; no caben paliativos a la verdad. En la noche del 6 de noviembre fueron minuciosamente revisadas las fichas de unos seiscientos presos de la cárcel Modelo y, comprobada su condición de fascistas, fueron ejecutados en el pueblecito de Paracuellos del Jarama. Dos noches después otros cuatrocientos. Total 1.020. En días sucesivos la limpieza siguió hasta el 4 de diciembre. Para mí la limpieza de noviembre es el borrón más grave de la defensa de Madrid, por ser dirigida por las autoridades encargadas del orden público. (J. de Galíndez Suárez, Los vascos en el Madrid sitiado)

La responsabilidad directa de Carrillo en estos millares de crímenes fue confirmada de manera irrefutable tras la apertura de los archivos de la antigua Unión Soviética. César Vidal recoge un documento de enrome importancia escrito a mano por Gueorgui Dimitrov, líder en ese tiempo de la Internacional Comunista al servicio de Stalin. En el texto, escrito el 30 de julio de 1937, informa de la manera en que prosigue el proyecto de toma del poder del PCE en el Gobierno del Frente Popular. La referencia a las matanzas de Carrillo aparece en relación con las críticas al ministro peneuvista de Justicia, Manuel de Irujo:

Pasemos ahora a Irujo. Es una nacionalista casco, católico. Es un buen jesuita, digno discípulo de Ignacio de Loyola (…). Se dedica especialmente a acosar y perseguir a gente humilde y a los antifascistas que el años pasado trataron con brutalidad a los presos fascistas en agosto, septiembre, octubre y noviembre. Quería detener a Carrillo, secretario general de la Juventud Socialista Unificada, porque cuando los fascistas se estaban acercando a Madrid, Carrillo, que era entonces gobernador, dio la orden de fusilar a los funcionarios fascistas detenidos. En nombre de la ley, el fascista Irujo, ministro de Justicia del gobierno republicano, ha iniciado una investigación contra los comunistas, socialistas y anarquistas que trataron con brutalidad a los presos fascistas. (…) Irujo está haciendo todo lo posible e imposible para salvar a los trotskystas y sabotear los juicios que se celebran contra ellos.

Pero, como explica César Vidal en su investigación, otro agente de Stalin, Stoyán Mínev Stepanov, delegado en España de la Komitern de 1937 a 1939, redactaba en abril de 1939 un informe sobre las causas de la derrota en España. En él también mencionaba a Carrilo de forma reveladora, al hablar de la resistencia que había plantado el PSOE tras al avance del PCE: “Provocan la persecución contra muchos comunistas (incluso también contra Carrillo) por la represión arbitraria de los fascistas en otoño de 1936“. Lo que demuestra que la responsabilidad de Carrillo no sólo era conocida por el PCE y los agentes de Stalin, sino que también fue utilizada por el PSOE para frenar el avance del PCE en el seno de la guerra interna del Frente Popular.

Además de estas pruebas, ya en la época de la Transición un antiguo miliciano denominado El Estudiante que asegura que acompañó a Carrillo en sus tareas represivas, escribió una carta al ex dirigente comunista que en su momento no tuvo eco en la prensa por las ansias de reconciliación que presidían la Transición. Sí se publicó una entrevista en un diario de la época en la que se reafirmaba del contenido de la carta e, incluso, aparecía llorando en fotografías de los lugares donde , según su testimonio, Carrillo perpetró sus crímenes

En la carta, El Estudiante dice:

Hoy soy vecino de Aranjuez, tengo 65 años y en el año 1936 fui enterrador del cementerio de Paracuellos del Jarama. También estuve en la checa de la Escuadrilla del Amanecer, de la calle Marqués de Cubas 17 de Madrid, donde presencié los mas (sic) horrendos martirios y crímenes (sic). También estuve en el cuartel de asalto de la calle Pontones donde tú, Santiago Carrillo, mandabas realizar toda clase de martirios y ejecuciones de la checa de tu mando. Yo soy el pionero al que llamabas, el estudiante, que llevaba la correspondencia de las distintas checas a cambio de la comida que me dabais. ¿Me recuerdas ahora, Santiago Carrillo? ¿Te acuerdas cuando tú, acompañado de la miliciana Sagrario Ramírez, Santiago Escalona y Ramírez Roiz, alias el Pancho, en la carretera de Fuencarral km 5, el día 24 de agosto de 1936, siete de la mañana, asesinasteis al Duque de Veragua, que tú, Santiago Carrillo, madasteis (sic) que le quitaran el anillo de oro con piedras preciosas; y recuerdas que no se lo podian (sic) quitar y tú, Santiago Carrillo ordenastes (sic) que le coartaran el dedo; recuerdas, Santiago Carrillo, la noche que fuisteis a la checa de Fomento con tu coche Ford M-984 conducido por el comunista Juan Llascu y los chequistas Manuel Domicris, el Valiente, y el guarda de asalto José Bartolomé, y que entonces en el sotano (sic)mandastes(sic) quemar los pechos de la monja sor Felisadel Convento de las Maravillas de la calle de Bravo Murillo, y que así lo hizo el Valiente, con un cigarro puro. Esto sucedió el día 29 de agosto a las tres de la madrugada.

Información extraída del ensayo de César Vidal Paracuellos-Katyn, Libros Libres, 2005.

En 1937 la Unión Soviética viendo peligrar su seguridad colectiva, emprendió un acercamiento hacia Alemania que desembocaría en la firma de un acuerdo mutuo de no agresión en 1939. En octubre de 1938 abandonaron España la practica totalidad de los soviéticos que habían tenido una participación en las acciones bélicas como aviadores y tanquistas así como los consejeros adscritos a unidades menores. Hay constancia de la permanencia de algunos consejeros hasta bien entrado 1939, entre los que se encontraban una treintena de especialistas soviéticos entre militares profesionales, interpretes y personal auxiliar.

En el articulo de José Fernández Sánchez (los últimos consejeros rusos en España) se hace referencia a ellos. “Con la separación del territorio Republicano, tras el corte de Vinaroz, los soviéticos quedaron repartidos en núcleos. En Cataluña fijo su estancia el “Kombrig” (general de brigada) Kuzma Kachanov máxima autoridad militar soviética en España que tenia el cargo de consejero general. Sabemos que el grupo de Kachanov, paso la frontera francesa en febrero de 1939 tras la caída de Barcelona abandonan definitivamente el territorio Español.

Los consejeros soviéticos que permanecían en la zona centro, y que estaban adscritos a grandes unidades republicanas, estaban repartidos por los distintos frentes. El oficial de mayor rango entre ellos era Mijail Shilov, consejero personal del general Miaja, entonces jefe de la zona centro sur. Shumilov había llegado a España a comienzo del año 1938, casi en las mismas fechas que Kachánov “.

Al producirse el levantamiento de Casado en Madrid, los asesores soviéticos perdieron toda su influencia, incluso con amenazas de ejecución por parte de Casado. El 12 de marzo de 1939 despegaba del aeródromo de Bonete situado entre Albacete y Almansa un avión bimotor francés fletado por el Partido Comunista Francés, el cual trasladaba a los últimos asesores soviéticos en suelo español a la ciudad argelina de Orán. Del oro que atesoraban los depósitos en los sótanos del banco de España y que les entrego Negrin, nunca mas se supo.

Detrás de ellos dejaban el misterio de la participación soviética, y más de 200 voluntarios caídos en combate en nombre de la República de España.

Fuentes;

http://www.libertaddigital.com/sociedad/las-pruebas-contra-carrillo-1276342934/

http://usuarios.multimania.es/henrisb/helpsov/ITSOV.htm

http://es.wikiquote.org/wiki/Winston_Churchill

http://es.wikiquote.org/wiki/Francisco_Largo_Caballero

, , ,

Deja un comentario