A vueltas con la Marca hispánica catalana, el Tratado de Corbeil (1258) y la MENTIRA de los paises catalanes

El “saco de mentiras históricas” (como don Antonio Ubieto solía definir a los nazionalismos separatistas españoles) era la perfecta denominación de aquellas entidades medievales cuya paupérrima realidad histórica y humilde pasado no correspondían a la desbocada ambición presente de ser “nació” o “país independent”. Por eso inventan y mienten su pasado.

Históricamente, la Cataluña actual no existió como entidad hasta la unificación de sus 8 condados por el emperador Carlos I en 1521.

Según el ordenamiento político internacional y su jurisprudencia, los condados catalanes fueron territorio francés, es decir, feudatario de los reyes carolingos o francos, y así fue hasta el dia 16 de julio de 1258, fecha del Tratado de Corbeil. En el mapa que se adjunta de la Biblioteca Nacional de Paris (1235) se puede observar que Cataluña ni tan siquiera existe: los ocho condados feudales de lo que hoy es Cataluña pagaban vasallaje a los reyes francos.

Durante toda la Edad Media Cataluña era solo una “Marca Hispánica” tributaria de los Reyes Carolingios hasta que en dicho tratado de Corbeil, 1258, entre San Luis Rey de Francia y Jaime I el Conquistador, acordaron que los Condados al sur de los Pirineos tributarían a la Corona de Aragón y los condados del norte a Francia. Los 8 condados de la Marca Hispánica tuvieron plena jurisdicción hasta el siglo XV.

La única excepción fue el Condado de Barcelona que, por el matrimonio del Conde Ramón Belenguer IV en 1137 con Dª Petronila de Aragón, Barcelona quedó entonces incorporado a la Corona de Aragón pero sin variar su condición de condado. Los 7 restantes condados (Besalú, Vallespir, Peralada, Ausona, Ampurias, Urgel y Cerdanya) mantuvieron su independencia hasta 1521, cuando el Rey de España Carlos I nombró Virrey de Cataluña al Arzobispo de Tarragona, don Pedro Folch de Cardona. Por lo tanto Cataluña no existió como región (que no nacion, cuidadin) hasta esa fecha y, por lo tanto, no pudo actuar nunca antes como entidad histórica unificada.

Más aún, el Reino de Aragón estaba integrado por los territorios que hoy lo forman, más todo lo que es la actual provincia de Lérida, más una franja grande del río Ebro hasta el mar, que incluía a Tortosa como ciudad costera. Por lo tanto, podríamos decir que las ciudades importantes del Reino de Aragón eran Jaca (la primera capital que tuvo cuando aún era Condado), Huesca, Lérida, Zaragoza, Tortosa y Teruel. Todo eso era el territorio auténtico del reino cuya corona tenía don Jaime “el Conquistador”.

El Tratado de Corbeil (1258), escrito en latín y comienza con las palabras: “Es universalmente conocido que existen desavenencias entre el señor rey de Francia y el señor de Aragón, de las Mallorcas y de Valencia, Conde de Barcelona y Urgel, señor de Montpellier; por lo que el señor rey de Francia dice que los condados de Barcelona, Besalú, Urgel, etc… son feudos suyos; y el señor rey de Aragón dice que tiene derechos en Carcasona, Tolosa, Narbona, etc….”.

Por el Tratado de Corbeil, y siguiendo los consejos de algunos “hombres buenos”, el rey francés Luis IX cede a Jaime I de Aragón los condados de la parte española y Jaime I le cede a Luis IX los condados de la parte francesa. Esa es la síntesis de lo firmado en el documento cuya importancia radica en que se firmó 29 años después de la reconquista de Mallorca y 20 años después de la del Reino de Valencia.

De esa fecha y tratado es fácil sacar dos conclusiones:

a) Si Cataluña no existía como tal era imposible que algo que no existe conquistase ni Valencia (1238) ni Mallorca (1229).

b) Si carecía de unidad política, jurídica y geográfica ¿cómo iba a tener unidad lingüística si lo que allí se hablaba era un mosaico de dialectos procedentes del PROVENZAL?

Lo dicho: hay que reinventar un pasado inexistente, echando mano de la ciencia ficción, para cuadrar ese saco de mentiras que ahora aspira a ser recetado “nació”. Por chantaje de votos, of course.

Marca hispánica catalana y Tratado de Corbeil (1258).

Un historiador, Mariano Bendito, encontró este tratado, en latín (1.258), en donde demuestra la gran mentira de los “países catalanes”. Se dice en él, según este gran historiador, que la Cataluña actual era territorio francés, hasta el 16 de julio de 1.258. Lo que hoy es Cataluña, pagaban, en aquélla época, vasallaje a la corona francesa.

Este Tratado se inicia, según relata, con estas palabras: “Es universalmente conocido que existen desavenencias entre el sr. rey de Francia y el sr. rey de Aragón, de las Mallorcas, y de Valencia, conde de Barcelona y Urgel, señor de Montpellier; por lo que el sr. rey de Francia dice que los condados de Barcelona, Besalú, Urgel, etc. son feudos suyos, y el sr. rey de Aragón dice que tiene derechos en Carcasona, Tolosa, Narbona….” de donde se deduce que las tierras de la parte española estaban muy bien relacionados con Aragón, y las francesas con Francia.

El francés cedió al español los condados españoles, y el español, cedió, al rey francés, las tierras francesas. Esto es, en síntesis, lo que dice el Tratado de Corbeil, según el historiador, de trascendencia histórica, ya que que se firmó 29 años después de la reconquista de Mallorca y 20 años después de la de Valencia. Con lo que se patentiza, presuntamente, que la “corona catalo-aragonesa” no conquistó Mallorca y Valencia. Cataluña, en aquélla época no existía, por tanto ese invento de la “corona catalana” ¿de dónde ha salido?

No es veraz que Cataluña tuviera lengua propia. Entonces era inexistente política y jurídicamente, ¿cómo podían dar la lengua catalana a Valencia y Mallorca?. Después de este Tratado, el rey Jaime empezó a legislar, empezando por la moneda, en agosto de 1.258, acercando políticamente los condados que eran ya feudatarios suyos, y que con el tiempo se llamó Cataluña. Seguro, o casi, que la lengua que se debía hablar allí sería el occitano, el provenzal o lemosín, que se hablaba en tierras del sur de Francia. La lengua actual se llamó oficialmente “llemosí” hasta la segunda mitad del siglo XIX. Por todo este Tratado, no es descabellado pensar que los catalanes obvien hablar de él. Les desmontaría su tinglado nacionalista-independentista y el “SOM UNA NACIÓ”.

Sí hablan del Tratado, o Pacto del Tinell, en el que se confabularon contra el Partido Popular. Quedaría en evidencia muchas cosas que, supuestamente, por interés, las callan. De aquí a dos o tres mil años, los Pujol, los Mas, los Homs, los Durán, los Carod y demás extras, podrán, entonces, asegurar que Cataluña ya existía hacia el siglo XIX.

¿De dónde proviene la Lengua Catalana que tan parecido tiene con el Sur francés? 

El Tratado de Corbeil (actualmente Corbeil-Essonnes. Próximo a París) fue firmado entre Luis IX de Francia y Jaime I el Conquistador Rey de la Corona de Aragón el 11 de mayo de 1258. Cataluña fue territorio francés y lo fue hasta el 16 de julio (festividad de la Virgen del Carmen) del año de 1258 momento en que fuera ratificado con la firma de Documentos.

Consultado el mapa existente europeo que veis aqui, llamado “Cristiandad de Occidente en el año de Gracia de 1235” vemos que Cataluña no consta ni referencia. Aquellos Condados pagaban vasallaje feudal a la Corona francesa. Las continuas desavenencias entre el Rey de Francia y el Rey de Aragón juzgan con intercambios sus propios intereses. Aquellos Condados dentro de lo que hoy es Cataluña llevándose mejor con el Rey de Aragón; van a ser cedidos por Luis IX a Jaime I, y el Aragonés cede a cambio sus derechos de la parte francesa.

Occitano (Lengua d´Oc) Provenzal (Provincia. Occitania). Lemosín o Lengua Lemosina término utilizado para designar la Lengua Catalana a partir del Siglo XV por inspiración de parentesco con el occitano. Y tomando nombre de uno de los dialectos; el de la región noroccidental de Limoges.

Condados de la Marca Hispánica.

Vasallaje al Rey de Francia; sucesor de la herencia de Carlomagno. La hoy Cataluña; a su Lengua oficial hasta la segunda mitad del siglo XIX la llamó “Llemosí”. Profundizar en la verdadera raíz del conocimiento es bueno ya que nada hay por desdeñar. El pasado sirve como base del presente sin olvidar que somos y de dónde venimos. Oriundos. Nativos de Francia. Y súbditos a posteriori de la Corona Aragonesa con la particularidad: Petronila Reina Aragonesa casa con Berenguer IV Conde de Barcelona recibiendo este el título de Príncipe. Princeps de Aragón que en significado de la época era primus inter pares.

Los hoy catalanes que se lanzan al independentismo con mentiras. Que hacen de sus compañeros; analfabetos en Historia pero proveedores “para que su bolsa suene” hacen perder la oportunidad de la que han gozado: Ser la Cataluña floreciente.

¡Hablando de milagros! Mallorca y Valencia son… De segura repoblación. ¿Qué han recibido de Cataluña la Lengua? ¿Acaso por instalación?

Jaime I de Aragón Conquista Mallorca (la llamada Madîna Mayûrga. 1229 a 1231) repoblándola con colonos italianos, occitanos, aragoneses y navarros. Judíos, cristianos, musulmanes y apenas un 5% de catalanes.
Entre 1229 y 1245 Jaime I Rey de Aragón consigue conquistar gran parte de Valencia (Balansiya) a los musulmanes y es repoblada con gentes de Aragón, Cataluña, Castilla, Navarra y Países Europeos.

Los hay Historiadores de conducta libre y los hay de recomendación. MAS… la Historia Antigua o Actual Señor Presidente de la Generalidad, solo tiene una lectura conservada en Hemeroteca o Archivos.

Lo cierto es que la función de piernas se ve en algunos; cuatro patas.
¡Ser y Querer Ser! No es molestia.

0 comentarios en “A vueltas con la Marca hispánica catalana, el Tratado de Corbeil (1258) y la MENTIRA de los paises catalanes

Deja un comentario