Cerco al estado constitucional de 1978

Ya que la “Casta” no está dispuesta a acabar con la Transición, emprendiendo las necesarias reformas de un texto constitucional que ha demostrado hasta la saciedad, primero que en general no se la respeta, para empezar por el propio poder ejecutivo, que la viola constantemente, subyugando al poder judicial y por supuesto al legislativo.
Este ultimo, sujeto a tan férrea disciplina que no haría falta que se reunieran tantos diputados, ni en el nacional, ni en los autonómicos.
Con que se reunieran los jefes de los partidos, o sus portavoces y votaran se habría acabado el problema, porque en toda la Transición muy pocos se han rebelado, terminando desde luego con su carrera política.

En segundo lugar, ni los ciudadanos somos iguales ante la Ley, ya sea por causa autonómica o por el tamaño de la circunscripción, ni capaces de terminar con un “impeachement” con tanta corrupción, financiación ilegal, abuso de poder de los partidos de la “Casta” incluidos los claramente terroristas, escándalos mil, desde la que pesca en ruin barca, al jefe del Galeón. Todas ellas razones más que suficientes para terminar con este Estado de cosas.

Naturalmente, la ciudadanía, que se va enterando de lo que vale un peine, ha empezado ya la Revolución contra este omnímodo poder, al principio tímidamente, pero cada vez con más potencia, estrechando el cerco, atreviéndose a más y más, por lo que yo les diría a los partidos que espabilen, si no quieren que les echen, por las progresivamente malas.

Me han hecho pensar, leer y cartearme con Jesús Huerta de Soto, Lorenzo Soriano, Manuel Muela, Violeta Yanguela, Luis Guzmán Justicia, Enrique Calvet Chambón, Juan Armindo, Victorio Sanchez, Gunther Zevallos, Marcelo Castro Corbat, Juan Alfaya, Eduardo Liria, Ignacio Echaniz, que me envía los artículos de Fernando Garcia de Cortazar, Inma Castilla de Cortazar y muchos otros amigos míos, más o menos afortunados, en sus mails en Internet y en sus publicaciones, que han culminado con un cruce de ideas, acerca del “escrache” que entiendo que es lo último de lo último, en métodos ciudadanos de presión hacia el poder estatuido.

Así contestaba a Jesús frente a un artículo sobre el tema, titulado “Es Ada Colau filoterrorista”:
Tienes toda la razón, lo 1º fue la Asociación de Sociedades civiles que monté en el Ateneo hace ya 3 años, lo 2º el 15 M y la aparición de Foros, artículos en internet, especialmente críticos, como los míos desde luego, lo 3º han sido los miles de manifestaciones, y la defensa de los desahuciados en la puerta de sus casas lo 4º el Escrache contra el PP ¿porqué?.Porque el PP tiene el poder, ni más ni menos y porque lo ha usado tan mal, que no da una. De hecho hace lo mismo, que hacia el PSOE: apaños estatalistas. Además, con hacer escrache frente a las casas de los jefes o los portavoces de los partidos, tienen de sobra para llegar a todos los diputados, y a los 450 mil políticos que hay en España. El remedio es más libertad y menos impuestos y menos leyes enrevesadas, que además sumen al país en un caos de stop and go. Para dar una idea, hoy no pueden iniciarse procedimientos judiciales, porque no tienen los impresos para pagar las tasas !la monda!. Más retrasos para la Justicia, que ya iba bastante retrasada y lenta como las tortugas. Por cierto, frente a los seis millones de parados, que generan 600 mil nuevos pobres y cientos de miles de desahucios, en vez de promover empresas, promueven emprendedores, que solo son autoempleo autónomo y no riqueza como necesitamos.
Dice Jesús: “Durante mucho tiempo hemos estado preguntándonos la razón por la que en España, con seis millones de parados, especialmente entre los colectivos de jóvenes y mayores de cincuenta años, no se producía un estallido social. Nos hemos consolado con paliativos: la economía sumergida, la red familiar, las organizaciones no gubernamentales y su labor asistencial explicaban la resignación y el aquietamiento, sin reparar que ya se estaba manifestando un cierto y sostenido estallido vehiculado a través de los preferentistas y la plataforma contra los desahucios. Y cuando se produce este tipo de fenómenos, el cortejo que termina por acompañarlos es siempre coactivo y, Rosa Diez lo asimila a la Kale Borroka, Cifuentes cercano a los proetarras y aunque el escrache es denigrante y seguramente delictivo, Ada Colau no parece que sea proetarra y todos los demás -medios y periodistas incluidos inocentes y ajenos a este estallido social sordo, sospechosamente selectivo, acaso manipulado, pero que responde a una España cuyos resortes de reacción ética y ciudadana no han funcionado desde hace mucho tiempo”.

La reacción del Gobierno: Una Ley que les beneficia; Orden de identificar y detener, a quienes participen en actos de hostigamiento a políticos, que el jueves hizo llegar la Secretaría de Estado de Seguridad a todas las comisarías, ha provocado la respuesta inmediata de los sindicatos. El SUP, el primero en reaccionar, ha tachado la instrucción del Ministerio del Interior de “barbaridad”, mientras que el CEP ha considerado “paradójico” que el departamento dirigido por Jorge Fernández Díaz tenga estos “reflejos cuando afecta a diputados y no cuando afecta al común de los ciudadanos”¿Dónde está la libertad?. Por otra parte, se les califica de rojos, izquierdistas y la verdad es que esta sociedad civil se está volviendo roja, pero es de indignación, pues no acaban de entender lo que pasa, solo ven a unos preferentistas arruinados, a unos desahuciados, dignos de lastima, sobre todo, algunos casos sangrantes de jubilados, viudas o embarazadas con niños mocosos, colgados de su tripa, mientras que miles de pisos están vacios, pues en su momento se hicieron de más, cuando la burbuja inmobiliaria.

Lamentablemente, la culpa es precisamente del “buenismo” de la subvención indiscriminada, de la fabula de que el Estado, podía remediar toda la pobreza, dar toda la Sanidad y toda la Educación, olvidando que antes hay que crear la riqueza, para poder pagarlas, porque todo cuesta dinero, ya sea por lo privado o por los impuestos y que no se puede vivir sin trabajar, sin ser competitivo y del crédito ajeno como hemos hecho. Y no olvidemos los imputados por dinero sucio, faisanes, los ERES, y las VPO.

Ahora el remedio según Ada Colau, consiste en Stop desahucio, y alquiler social, además, de todos pensionistas, y viviendo de un Estado que es incapaz de producir el “surplus” la riqueza, el dinero que se necesita para pagarlo todo.
Se acusa a las entidades financieras, olvidando que los Bancos, son sus depositantes, es decir todos nosotros, y que cuando sus dirigentes abusan, de acuerdo con la “Casta”, entran en “default” es decir quiebran y todos perdemos, como ha ocurrido con las Cajas de Ahorros, y aunque se haya fijado un límite de 100 mil euros, si todos quebraran al no poder desahuciar, o pagar el 100% de unas preferentes devaluadas por el mercado, me gustaría saber de dónde van a sacar ese dinero.

Les guste o no, solo hay un sistema y es el capitalismo, producir riqueza, beneficio, sin él, no se pueden pagar impuestos ni servicios, ni Sanidad, ni Educación, ni comida, ni NADA DE NADA. Nada, nada, a estos terroristas rojillos hay que cargárselos, el pobre PPMariano lo está pasando fatal. Esta gente está creando una alarma social tremenda junto con los Yayoflautas de las preferentes, y todo porque les dan el dinero a los Bancos y a la Administración, para que sigan viviendo estos sufridos pobrecitos.
Cuando nos impongan el “corralito” porque se acabe el dinero, vamos a ver de verdad, que rojos y “terroristas” somos todos, terminamos, Jesús y yo.

Bernardo Rabassa

Deja un comentario