Los mismos – Salvador Sostres

Los mismos, exactamente los mismos, que han pedido una y mil veces mi cabeza -y otras partes de mi cuerpo-; los mismos que ante la discrepancia claman venganza y que acuden al juego intelectual con machetes y mordazas; los mismos que nos pasarían por las armas si pudieran, por ser católicos o de derechas -por ser inteligentes, aunque ellos no lo sepan-; los mismos, exactamente los mismos, y lo sé porque hago colección de ellos, que tienen el tic eterno de convertir cualquier espacio de libertad en una vieja checa, son los que cada vez que cesan a un periodista de izquierdas acusan al Partido Popular de censura, de atacar al periodismo y de quién sabe qué otras atrocidades, todas juntas.

Si me cesaran a mí, o a Hermann, o a Arcadi, o a Federico, e incluso si nos ejecutaran en cualquier plaza pública, sería un acto de libertad y de justicia; pero que una empresa privada rescinda el contrato de un periodista equivocado es culpa del Gobierno y un acto de infamia infinita.

Sergio Martín no puede preguntarle lo que quiera a Pablo Iglesias en una entrevista, y una mera pregunta causó aquella bronca y aquellas histéricas peticiones de dimisión; en cambio los periodistas de la izquierda pueden pasarse el día exhibiendo del modo más vulgar su panfleto, aireando su intolerancia, su sectarismo, su profundo odio a la diferencia. Para ellos hay barra libre para difundir las más perniciosas ideas, las que más hambre y muerte han causado y cuando alguien se cansa de tanta farsa, y de tanta mentira, y de tanta propaganda, entonces resulta que la libertad de expresión está siendo atacada y el presidente Rajoy es de todo culpable.

A la izquierda jamás le ha interesado la libertad, y no sólo no le ha interesado sino que es quien más la ha asesinado. A la izquierda jamás le ha interesado la libertad: ni la libertad de expresión ni ninguna otra libertad, y su indignación no es sincera sino sectaria, y su propósito no es favorable a los intereses de la Humanidad, sino que sólo busca ganar terreno para continuar machacándonos.

Y cuando digo “machacándonos” no me refiero a las personas de derechas exclusivamente, sino a los ciudadanos libres que intentamos usar la inteligencia y el humor para aproximarnos a la realidad y tratar de explicarla; a los que no nos doblegamos a la siniestra maquinaria y a los que todavía hallamos estimulante el riesgo cultural de comprender al otro.

Por lo que refiere a Cintora, yo no necesito que lo echen de ninguna parte. Me parece un mamarracho pero me basta con cambiar el canal si es que en aquellas horas mañaneras no tengo nada más deprimente que hacer que estar mirando la televisión. Nunca he pedido su cabeza ni he firmado manifiesto alguno en su contra, porque siempre he pensado que el desacuerdo e incluso el desprecio no son motivos suficientes para eliminar a mis adversarios ni a mis enemigos. Desde pequeño comprendí que en el mundo habría siempre maldad. Y que erradicarla no era la solución, porque haría falta mucha más maldad que la maldad que hay.

La izquierda tiene un problema, y este problema se llama libertad.

Los mismos | Guantánamo | Blogs | elmundo.es.

0 comentarios en “Los mismos – Salvador Sostres

  1. Salvador: “A la izquierda jamás le ha interesado la libertad”…Esta frase ha quedado incompleta:A la izquierda SÍ le interesa la libertad…la libertad total y absoluta para ellos;y ninguna libertad para los que no son de los suyos.
    Y otra frase incorrecta: “La izquierda tiene un problema,y este problema se llama libertad”…Pues no; no es un problema de libertad.Es un problema de patología mental.Pero la persona que lo padece no lo sabe.Las personas que padecen este mal…ellas se creen que están descubriendo la pólvora.
    Y…¿cual es la solución? Ya la tenemos.Pero cuesta mucho ponerla a funcionar.
    Te saludo con cariño.
    Jose.

Deja un comentario