Por qué la gente no es tonta – El Blog de Percival Manglano

carbuga-carne-buey-gallega

“La gente no es tonta” es una expresión que contiene mucha más sabiduría de lo que pueda parecer a primera vista. Además, resume una de las señas de identidad del pensamiento liberal. El magnífico libro The wisdom of crowds de James Surowiecki explica por qué.

El libro empieza contando una historia del estadístico Francis Galton vivida en una feria ganadera de la ciudad inglesa de Plymouth en 1906. Galton se estaba dando un paseo por la feria cuando llegó a un puesto en el que se había organizado una competición para adivinar el peso de un buey. Quien quisiese participar debía comprar un boleto, escribir su estimación del peso del animal en un papel y esperar el resultado. Quien más se acercase al peso real ganaría un premio.

Se presentaron ochocientas personas al concurso. Algunos eran expertos, carniceros o ganaderos. La mayoría no tenía la formación necesaria para hacer una estimación informada. Galton decidió usar el concurso como base de un experimento estadístico. Tras terminar el concurso, pidió los papelitos en los que se habían escrito las estimaciones para calcular la estimación media, es decir, “la sabiduría colectiva” del grupo. Su hipótesis fue que la media estaría muy alejada del resultado correcto dado el enorme numero de personas inexpertas que había participado en el concurso. El buey había pesado 543 kilos. Para su enorme sorpresa, la media de las apuestas dio un peso estimado de 543,4 kilos. El grupo se aproximó más al peso real del buey que ningún individuo.

El libro elabora la contra intuitiva idea de que un grupo es capaz de tomar mejores decisiones que los mayores expertos en la materia. Toda opinión se basa en una combinación de conocimiento y prejuicio. La agregación de muchas opiniones, cuando está bien hecha, tiene tendencia a filtrar los prejuicios y a centrarse en los conocimientos ciertos. Los requisitos necesarios para que este proceso se haga correctamente es que el grupo sea diverso (con gente con opiniones opuestas entre sí), que sean independientes (pudiendo dar su opinión sin presiones del grupo) y que el proceso de agregación de la información sea correcto (lo que impide una estructura de toma de decisión muy jerarquizada). Si además hay un coste y esperanza de beneficio, mucho mejor dado que la opinión estimada será más ponderada.

Surrowiecki desarrolla este modelo en todo tipo de interesantes experimentos y diversas situaciones. Los mercados de apuestas son particularmente interesantes. Surowiecki demuestra que las casas de apuestas son sistemáticamente más efectivas en predecir ciertos resultados (no sólo deportivos) que ningún experto individual. Lo hacen porque la información agregada del mercado es siempre muchísimo más rica e incluye todo tipo de matices locales que ningún experto puede conocer por sí mismo. No es casualidad que el Reino Unido sea, al mismo tiempo, el país originario de la tradición liberal moderna y el de la mayor cultura de apuestas. Todo experto, por listo que sea, será siempre más tonto que el grupo en su conjunto. Cuando los liberales pedimos que funcione el mercado, lo que estamos pidiendo es que el grupo pueda ejercer su sabiduría.

La consecuencia política de este modelo es un aldabonazo para la democracia liberal: las grandes decisiones deben ser tomadas por el grupo en su conjunto a través de una votación porque su sabiduría es mucho mayor que la de cualquier déspota ilustrado o planificador central socialista. Entre estas grandes decisiones está, evidentemente, la de quién debe gobernar.

Esta conclusión respalda la idea de elegir a los candidatos electorales por votación (sea de los afiliados del partido o de los afiliados y simpatizantes). El grupo va a ser siempre mejor juez de quién es el mejor candidato que un grupo reducido de expertos. Personalmente, soy contrario a que se impongan las primarias por ley a todos los partidos como lo está pidiendo el PSOE (cada cual debe ser libre de equivocarse). Pero no tengo la menor duda de que los partidos que elijan a sus candidatos por primarias en vez de a dedo tendrán, de media, mejores candidatos y, por ello mismo, estarán en mejor disposición de ganar elecciones.

Por qué la gente no es tonta – El Blog de Percival Manglano.

0 comentarios en “Por qué la gente no es tonta – El Blog de Percival Manglano

  1. Ciñéndome al último párrafo del artículo y que la razón me hace pensar que en teoría son mejores las decisiones tomadas por un grupo contra más grande sea ese grupo, si me ofrezco para debatir que en España, sobre todo en la era democrática después del régimen de Franco, las decisiones de elegir a un candidato electoral NO han sido mejores las tomadas por un grupo amplio de simpatizantes y/o afiliados (primarias) que por un grupo reducido de ellos (sin primarias o “a dedo”), porque a las pruebas y hechos me remito, la PSOE utiliza el sistema de primarias para elegir a su secretario general y posible candidato a la presidencia de gobierno y el PP no, a partir de aquí la conclusión es obvia, la mayor estabilidad económica, moral y social que ha tenido España ha sido cuando ha gobernado la derecha o centro-derecha, esto quien lo quiera discutir es querer afirmar que una burra tiene 5 patas o querer manipular la verdad, que dicho sea de paso, en esto de manipular la verdad (sobre todo la histórica), la izquierda es una auténtica crack, aunque ya se sabe que para la izquierda la culpa SIEMPRE es de otros o viene de afuera, como la gestión que hizo de la crisis el que debiera de estar ahora en la “trena” si hubiera verguenza y honor en este país (que es España), Jose Luís Rodríguez Zapatero.

    Una cosa que no quiero dejar atrás es que el supuesto sistema democrático de primarias de la PSOE (que tanto se les llena la boca cuando hablan de ella) deja mucho que desear, digo “supuesto” porque no se yo hasta que punto son tan primarias y hasta que punto son tan democráticas, si no que se lo pregunten a los candidatos que había para optar a la presidencia de la “Unta” Andalucía antes de que saliera elegida la “trepa” y encubridora (del mayor caso de corrupción en España) de Doña Gusana Díaz (si, he escrito bien).

    En Andalucía llevamos sufriendo un régimen de “trepas” y “bandoleros” desde hace más de 3 décadas, un régimen que ya ha superado con creces al de Franco, ese señor al que ellos tanto critican ahora que está muerto, antes no tenían cojones, lo mismo que hacen ahora con los moros (mientras estos está vivos) y el mismo señor del que muchos de los padres de los que nos han malgobernados en Andalucía, han sido falangistas y franquistas, incluso muchos de ellos mismos, o si no que cualquiera repase la vida de Griñán o del mismo Chaves. La de Chaves no tiene desperdicio y para los que quieran saber de el y su pasado, pueden visitar en libertad digital a una gran obra de investigación de todo lo que se cuece en el régimen andaluz, elaborada por el gran Pedro de Tena, que, a este señor, se le podrá calificar de lo que se quiera, pero de derechas NO.

    Entren aquí —> http://www.libertaddigital.com/nacional/la-tela-de-arana-andaluza-1276322348/ … naveguen y … ¡¡¡ que ustedes lo disfruten !!!.

  2. Cuando era pequeño me gustaba ir a las competiciones de salto de caballos que había en mi ciudad. Allí se podía apostar con unos precios por apuesta y premios pequeños que servían, mas que nada, para hacer mas agradable el concurso y mantener la atención.
    Como no tenia mucha idea y no conocía a todos los jinetes y caballos, una de las mejores tácticas que daba buenos resultados era esperar junto a la taquilla y tras comprobar el numero de apuestas a cada concursante, apostar por uno o dos si pensaba que el premio doblaría o triplicaria la apuesta por ser dos, tres o más los favoritos.
    Siendo a unas 5 pesetas la apuesta, acudía con mi paga de 25 pesetas y solía salir con 75 o cien tan contento o cuando menos habiendo pasado toda la tarde apostando, tomarme un helado y un refresco.

Deja un comentario