Toni Cantó, o cómo matar al mensajero

Yo estoy con Toni.

 

Días después de que el diputado de Unión Progreso y Democracia, Toni Cantó, publicase unos datos no contrastados sobre denuncias falsas por violencia de género, y pese a que ese mismo día rectificó y pidió disculpas, primero en twitter y después en televisión, el ataque continúa.

Cierto sector necesitaba encender una mecha mediática contra el diputado de UPyD, ya la han encontrado, y no van a desaprovechar la ocasión, aunque esto no es de ahora. Esto viene de lejos.

Ángeles Álvarez llama caradura a Toni Cantó en el Congreso

Ángeles Álvarez llama caradura a Toni Cantó en el Congreso

La imagen es de junio de 2012. Durante una intervención de Toni Cantó en el Congreso, la diputada socialista Ángeles Álvarez le llamaba caradura y le dedicaba varios insultos.

Entonces Cantó no había escrito ningúntuit con datos no contrastados. Simplemente se limitaba a llevar al Congreso la voz de las personas que defienden que exista una verdadera igualdad entre todos los ciudadanos, hombres y mujeres.

Como afirmaba Martín de la Herrán, abogado y coordinador territorial de UPyD en Andalucía, la actual Ley de Violencia de Género provoca una asimetría penal.

Esto enerva a los firmes defensores de la actual ley, que saltan enfurecidos cuando les explicas que la ley mantiene una diferencia de trato, y asigna una presunción de culpabilidad a un hombrecuando es denunciado por una mujer. No se puede construir la igualdad a costa de perjudicar a los hombres, y esto está ocurriendo. Un hombre recibe una pena mayor que una mujer por el solo hecho de ser hombre, y esto está avalado por sentencia firme del Tribunal Constitucional de 14/05/08

Por poner un ejemplo muy gráfico: Tirarse un pedo es violencia de género.

La discriminación positiva hacia la mujer existe, todo el mundo lo sabe. Por muy positiva que sea, es discriminación. Y eso no es igualdad. Es un hecho tan irrefutable que se entieden perfectamente las reacciones de ataque, insulto y linchamiento contra quien lo denuncia. No tienen otra opción. O sí…

Hoy mismo conocíamos que hay quien ha vinculado el error de Toni Cantó en las redes socialescon el tiro en la nuca de ETA.

Cuando para defender la actual Ley de Violencia de Género, hay que recurrir a ETA, es que hay un problema y una falta de argumentos evidente. Y no es la primera vez que se utiliza el argumento del terrorismo contra Toni Cantó. El despropósito es tal, que aquellos que pactan con Bildu en el País Vasco acusan de terrorismo a Toni Cantó

¿Y qué pensar de aquellos que claman enfurecidos contra Toni Cantó por no contrastar datos, pero ensalzan a la Presidencia del Partido Socialista de Euskadi a Jesús Eguiguren, condenado en dos instancias judiciales por pegar a su mujer. Eguiguren fue elegido presidente del PSE en 2002 y ratificado cuatro veces, la última hace menos de un mes.

Ya está bien. Basta ya. No es una cuestión de defensa de la mujeres maltratadas, tema con en el que UPyD siempre ha mantenido un compromiso incontestable. Se trata de acoso y derribo a un diputado y a una forma de hacer política con la que los partidos viejos no están nada cómodos.

¿No nos piden día sí y día también que expliquemos qué diferencia hay entre ser un partido de centro y ser un partido transversal? Pues aquí está la respuesta. La transversalidad es esto. Hablar alto y claro y llevar al Congreso la voz de todos los ciudadanos. Moleste a quien moleste. La transversalidad es hacer propuestas que algunos considerarán de izquierdas y otros de derechas, pero que son al fin y al cabo necesarias para los ciudadanos. Molesten a los bancos, a los antitaurinos, a la iglesia católica o a las asociaciones feministas. Sin tapujos y sin complejos.

Yo estoy con Toni Cantó

Toni Cantó, o cómo matar al mensajero – El pato magenta.

 

 

 

Deja un comentario