El club de los antifranquistas distinguidos

Cuando alguien se proclama antifranquista en mi presencia, le contesto: “¿Como De Juana Chaos o más todavía?”. A veces se enfadan. Porque no saben de qué hablan. He aquí una lista muy resumida del club de antifranquistas destacados, los creadores de la opinión antifranquista con hechos, con palabras o con inhibiciones:–De Juana Chaos: no necesita presentación.

Alfonso Guerra: el “matador de Motesquieu”, es decir, de la democracia.

J. L. Cebrián: gran aprovechador del régimen de Franco, vuelto oportunamente ideólogo antifranquista y favorecedor de los separatismos.

–Josu Ternera: sobran las presentaciones.

Carod Rovira: socio-interlocutor de Josu Ternera en Cataluña.

Arzallus: benefactor de la ETA y experto recogedor de sus nueces sangrientas.

Roldán: “hice lo que se hacía”. Y se sigue haciendo.

Mas: separatista, antiespañol radical y  jefe de un partido muy corrupto.

–S. Carrillo: stalinista, héroe de Paracuellos y de otras muchas operaciones terroristas, presentado también por la derecha como un puntal de la democracia.

–Zapatero: el mayor colaborador que ha tenido la ETA en su historia, sacando a dicha organización criminal de la pésima situación en que se hallaba y recompensando sus asesinatos.

–M. Rajoy: continuador de Zapatero, Carod, etc., y liberador de etarras, violadores asesinos, etc. “En mi familia no hay ningún franquista”.

Cospedal: displicente con la gente honrada como S. Abascal y seguidora de Zapatero-Rajoy.

 –Mª Antonia Iglesias: no precisa presentación

–L. Pajín: innecesario presentarla.

–Dienteputo: tampoco hace falta extenderse.

Inés del Río: ídem.

– Pujol: el hombre de Banca Catalana y otros negocios familiares.

–Bibiana Aído: para qué hablar.

–Los financieros de los EREs falsos.

–Toxo y Méndez: negociantes en sindicatos

A. Viñas: ex funcionario en el régimen de Franco, pasado oportunamente a un antifranquismo intransigente.

La lista podría alargarse mucho. ¿Le gustaría a usted entrar en este distinguido club? El antifranquismo se ha autorretratado como corrupto, antidemócrata, colaborador o al menos “comprensivo” con la ETA y el separatismo, o abiertamente antiespañol.  Decirlo es necesario. No se trata de insidias o calumnias,  sino de hechos notorios y evidentes a lo largo ya de varias décadas. No cabe engaño al respecto. Uno solo puede oír con un escalofrío a esta mezcla de pícaros, irresponsables y asesinos proclamarse “demócratas” y hasta jactarse de haber “derrotado a ETA”. De momento han causado entre todos una tremenda derrota al estado de derecho y a la democracia.

Alguien dirá que existen antifranquistas más presentables, pero si no les importa formar en la cohorte de estos distinguidos personajes solo puede ser por frivolidad o irreflexión; e inevitablemente quedan contaminados en mayor o menor medida. El argumento metafísico de que “Franco fue un dictador”, es ridículo. Franco libró a España de dictaduras mucho peores y dejó un país preparado para un régimen de libertades estable. Algo que ninguno de sus críticos habría sido capaz de hacer ni remotamente. Algo que esos críticos están echando abajo aceleradamente.

Asimilar la guerra civil y el régimen de Franco es la gran asignatura pendiente de la democracia.

Presente y Pasado

El club de los antifranquistas distinguidos | Tradición Digital.

Deja un comentario